Goteta Vaa

Share Button

 

A continuación, vais a disfrutar de una primicia preciosa. Floresenlaluna, ha recibido el mejor regalo navideño que podríamos haber imaginado!!

Nuestro amigo Antonio Navarro Barriga, escritor de novela y cuentos infantiles, comparte con nosotrxs la historia que viene a continuación.

Goteta es un personaje de una serie de cuentos que próximamente verá la luz. Ya os avisaremos cuando estén publicados, para que los compartais con los pekes y no tan pekes.

cropped-Flores-presentacion-inv-narrow2.jpg 

Goteta Vaa

Autor: Antonio Navarro Barriga.

 

A los niños y niñas que recogen flores en la luna,

especialmente a los dos pingüinos que viven con la jardinera.

 

 

En una nube blanca como algodón jugaban pequeñas gotas de agua. El viento comenzó a soplar, y sopló con tanta fuerza que consiguió que la nube se balanceara.

 

20131226_140950

 

-¡Cuidado¡ No os acerquéis al borde porque os podéis caer –dijo la nube.

Goteta, que era muy traviesa no hizo caso, el viento insistió con más fuerza y la nube salió dando tumbos, entonces Goteta se precipitó al vacío.

-¡Socorro estoy cayendo¡

 

Al principio Goteta gritaba asustada, pero enseguida se dio cuenta de que era como volar. Llegó al suelo y vio unos ojos que la miraban fijamente.

-Hola ¿Cómo te llamas?

-Goteta ¿y tú?

-Caracol –lo dijo muy serio y siguió caminando.

-Espera no me dejes aquí sola.

-¿Y adónde quieres ir?

-No sé, a un lugar que sea divertido.

                           20131226_141011      

                         20131226_140936

 

Caminaron juntos un buen rato, Caracol siempre iba en línea recta, daba igual que hubiera piedras, hierba u otra cosa, nunca se desviaba, y Goteta estaba cansada de ir tan despacio.

-Oye Caracol, ¿tú siempre caminas tan lento?

-Pues sí, pero siempre llego donde quiero llegar.

-Es que me parece un poco aburrido ¿sabes?

Caracol suspiró profundo y la miró sin decir nada, movía la cabeza de uno a otro lado, y luego se encerró en su casa hasta que Goteta comenzó a llamar a la puerta.

 

20131226_140914

 

-¿Qué quieres ahora? –respondió el caracol.

-¿Te has enfadado?

-Pues sí mira, es que siempre es la misma historia. Soy lento ya lo sé pero es que no tengo prisa.

-Bueno perdona, me iré a otro lugar a ver si encuentro con qué divertirme.

-Muy bien ¡hala!, adiós Goteta.

Goteta corría y saltaba muy contenta, luego se detuvo junto al camino para ver quién pasaba. Caracol volvió a meterse en su casa porque no hacía sol y tenía frío. Al cabo de un rato:

-¡Qué aburrida estoy¡ No sé qué hacer, por aquí no pasa nadie.

-¿Y por qué te aburres? –la pregunta del árbol sorprendió a Goteta.

-Porque no tengo con quien hablar ni con quien jugar.

-¿Y Caracol?

-Metido en su casa, es tan lento.

-Puede ser que tú seas demasiado rápida.

-¡Noo! Es así como hay que ser.

-Bueno, bueno, bueno, creo que tenemos un problema.

-¿Ah sí?

-Pues sí, tú quieres que Caracol sea igual que tú, y eso es imposible.

-Claro, me iré a otro lugar a ver si encuentro a alguien que le guste correr, saltar y tener muchas aventuras, como a mí.

El árbol guardó silencio y mecía sus ramas como si estuviera bailando.

-Y ahora ¿Por qué no dices nada? -le preguntó Goteta.

-Es que yo soy muy grande y tú muy pequeña.

-Déjame subir, quiero ver las cosas que ves tú.

-Bueno sube.

Goteta intentó subir pero era imposible, resbalaba y caía una y otra vez al suelo.

-Vaya qué rabia, no puedo.

-Podrías pedirle a Caracol que te ayudara.

-No va a querer, estará enfadado.

-Si no se lo pides no sabrás si quiere o no.

Goteta, se acercó y golpeó suavemente la concha del caracol.

-Dime qué quieres ahora.

-Podrías ayudarme a subir hasta el árbol.

-Antes has dicho que te aburrías conmigo –Caracol parecía triste.

-Perdona, es que me gustaría mucho llegar a la rama más alta.

-Bueno lo intentaré.

Goteta, subió al cuello y cogida de los cuernos para no caer, le dijo que estaba preparada. Caracol comenzó a caminar, llegó al tronco y fue trepando, trepando hasta llegar a la rama más alta. La verdad es que Goteta se había dormido, como iba tan despacio tuvo tiempo de hacer la siesta. Caracol la llamó varias veces, el pobre respiraba muy fuerte porque había hecho un esfuerzo muy grande.

-Vaya, ya hemos llegado, muchas gracias amigo Caracol, si no es por ti no lo hubiera conseguido.

-De nada, ahora vuelvo a bajar a ver si llego a tierra antes de que se haga de noche.

-Qué bien se está aquí –dijo Goteta muy contenta.

-Te das cuenta –dijo el árbol- si Caracol fuera igual que tú no hubiera podido ayudarte.

-Es verdad.

-Pues aprende que cada uno podemos hacer algo distinto, y por eso nos necesitamos.

-Sí, tienes razón y nunca lo olvidaré, es maravilloso ser amigos aunque seamos diferentes.

 

Desde aquel día Goteta fue amiga de Caracol, y jamás rechazó a nadie aunque fuera diferente.

 

                                                              20131226_140759

 

 

Share Button

One Reply to “Goteta Vaa”

  1. Rosa, ¡Que lujo para Flores en la luna! Tener el privilegio de publicar este hermoso cuento, que nos da una gran lección de igualdad y ternura, nos dice que todos somos diferentes pero necesarios. Gracias al autor del cuento, Antonio Navarro Barriga, magnífico como escritor y generoso como persona.
    Cuando se publique el libro espero lo comuniques, me gustaria comprarlo.

Deja un comentario