Alicia y Moma

Share Button

 

Cansada de ir todo el día de aquí para allá, de mediar con su apretada agenda, Alicia iba con el tiempo justo y para colmo de males,… pinchazo en la rueda delantera.

Con el ceño fruncido y los labios apretados, dejó su bici en el portal, cogió la cesta de la compra y entró a casa. Ya en la cocina y dispuesta a ordenar su compra, le cambió la cara. Su gesto de enfado fué borrandose como si de magia se tratara, formandose una leve sonrisilla acompañada de un suspiro.

Y es que se encontró con la media docena de huevos que a primera hora había comprado a Filomena. Una señora muy regordeta y pequeñita, con el pelo corto y rizado y que nunca tenía frio.

Bien, pues los seis huevos de las gallinas de Filomena, estaban en perfecto estado! Alicia estaba tan concentrada en no caerse, que olvidó lo que portaba en su canasta.

Entonces recordó a su amiga Moma. Ella vivía en un lugar chiquitito y hace un año – en ese lugar – empezó a soplar un viento fuerte, tan fuerte que a Moma le picara no un ojo, sino los dos. Tan fuerte que a Mona le dolía la cara. Siguió soplando el viento y Moma se encontraba cada vez más débil y dolorida.

Poco después, con ese desagradable viento, llegaron procedentes del Este, unos pájaros. Eran unos pájaros muy raros, tenían unas alas muy larguiruchas y la cabeza muy muy pequeña. Esos pájaros decidieron quedarse – para siempre – en el árbol donde Moma iba cada mañana a recoger tres manzanas, dos para sus momitos y una para ella.

Alicia, preocupada por su amiga fue a visitarla. Moma debía estar muy triste…

20131123_130221

Al verla, comprobó que sus ojos tenían la sonrisa del sol y no entendía el motivo de la sonrisa de Moma.

“Ven. Para explicarte mi secreto debes acompañarme a un lugar” – dijo Moma. Fue así como fueron las dos amigas al rincón de juegos. “Mira Alicia, está tan bonito como siempre y mira mis flores, están intactas!”

A salvo del viento, de los pájaros y del tiempo.

firma blog[1]

Share Button

4 Replies to “Alicia y Moma”

  1. Aunque los pájaros de mal “aguero” con sus grandes alas cubran por algún tiempo la luz del sol, nunca podrán ocultarlo, quizá impidan que podamos coger nuestra manzana, solo temporalmente… habrá más manzanas…
    Moma con su bondad, hace el milagro de que ese horrible viento, ni siquiera consiga rozar sus flores.
    ¡¡Hermoso relato!!

    1. Gracias por tu comentario.
      Los minirelatos que escribo, son sencillos y humildes, pero les encanta ser leidos y que lleguen al lugar de donde salieron.

      De nuevo, gracias Isabel!

  2. Tu relato será sencillo y humilde -cosa que no es para nada negativo-, pero tiene una frescura envidiable, me ha gustado mucho leerlo. Escribe más.

    Feliz Navidad y 2014 a quienes disfrutáis con el perfume de lasfloresenlaluna.

    1. Gracias y mil gracias, Antonio!
      Abrumadoras palabras y más viniendo de quien vienen.
      Feliz año para ti también!

Deja un comentario